Blogia

Vive y Deja Vivir

Chocolates y otras desvergüenzas

Chocolates y otras desvergüenzas

Al final esos 9 días de descanso, se han convertido en una tremenda adicción a Los Sims 2, que no me han dejado tiempo de nada. Incluso he pensado reconvertir este blog en un homenaje a frikisimlandia, jejejje.

Nunca he sido de volverme loca por un videojuego, pero cuando hasta sueñas con cuadrar los horarios de unos personajillos que no hacen más que pedirte ir al baño, tener más amigos, o llenarse la barriga con la condición de quemar la cocina, y ver en cada edificio de la calle una posible idea para construir un solar.... ummmm.... creo que tengo una nueva adición.

Esa, y el chocolate, ya sabéis por qué. Estoy pensando en decirle a mi bomboncito que conozca a mi madre. Si pasa el trance, este me dura para siempre. Y es que eso de conocer a la familia de la pareja, puede parecer muy romántico, pero en el fondo, es algo temible.

Si lo presento, eso quiere decir que iríamos en serio. Y como ya he ido en serio tantas veces, sé que todo se acabará más pronto que tarde.

Bueno, bueno, me entran los sudores fríos.... Si pudiera, me iría a jugar, pero no estoy en casa. En fin, ya queda menos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Trabajar para vivir

Trabajar para vivir

Los que me conocen, saben que yo sólo quiero ser una de dos cosas:

1. Obscenamente rica

2. Esposa de un señor obscenamente rico.

Mientras mi sueño no se cumple, y conste que yo sigo jugando a La Primi y al Euromillón, trabajo, trabajo y trabajo... muchas horas gratis.

El componente social de mi trabajo, hace que una curre hasta con una sonrisa. Pero igual sigo sin tiempo para escribir, para leeros, para hacer la compra, poner la lavadora o salir al balcón a fumarme mis cigarritos a una hora decente...

En fin, espero no abandonar definitivamente el blog, porque a mí, esto me gusta. Y como la primera semana de diciembre tengo.... rrrrrrrrrrrrr, ¡tachán! 9 días seguidos de descanso, espero, ... eh, ... supongo..., que podré ponerme al día con los miles de posts que habéis ido escribiendo en este mes en el que yo estoy agotá. Bloglines me chiva que tengo... Sorprendido 448 mensajes de mis imperdibles y  1592 del resto.... va a ser que no.

¿Hola, hola? ¿Hay alguien ahí fuera?

Explorando mi yo interior

Explorando mi yo interior

Casi se me olvida!!! Hoy es fin de año. Que no, que no estoy desvariando. Lo que pasa es que hace un par de años, más o menos en el fin de mi desvinculación mental con la religión, una que está bien enseñada, y no puede borrar de un plumazo toda la tradición católica y religiosa familiar, decidió, digámoslo así, explorar nuevas vertientes de la fe. La culpa la tienen películas como Jóvenes y Brujas, Las brujas de Eastwick o Prácticamente magia.

Soy muy curiosa, y aunque el horóscopo no me lo creo, fui a dar con alguna que otra página wicca, que me hizo intensamente "pagana" Guiño.  Y allí me véis haciendo rituales, comprando velas e inciensos e investigando sobre las fases de la luna, las mejores hierbas para el dinero (¡cómo no!)  y hasta estudiando el tarot y las runas.

Así que esta noche, en la que algunos celebran Halloween, no podemos dejar de echar un vistazo a los posibles orígenes de esta fiesta, en concreto, Samhain, noche de los espíritus. Y de paso, amigos y amigas brujas, bailad desnudos, poned incienso, emborracharos con zumo de uva y, en todo caso, no dejéis de ver alguna película de las que he mencionado, si acaso con unas buenas palomitas, que mañana es fiesta, y no hay que madrugar.

Otro día os cuento por qué abandoné esta religión también.

!Feliz año nuevo!

Odisea (siguiente capítulo)

Odisea (siguiente capítulo)

No, no he desaparecido del mapa. Sólo he desacelerado un poco, como la subida de precios de las viviendas, jejeje. En fin, que, desanimadísima por la situación del mercado inmobiliario, de pronto, se me hizo la luz: si no puedo cambiarme de población (que en realidad son 5 km y un suicidio económico), pues me compro un cochechito, y acorto las distancias y los tiempos. Vamos, pensando en el futuro.

Aquí tengo que confesar que en mis 15 años de permiso de conducir, pues nunca he tenido coche, y apenas conduje al principio, y después, sólo obligada. Así que será toda una experiencia... para mí, y para el resto de los conductores...

Y empezó mi calvario. Primero elígete un coche que puedas pagar, que se acople a tu situación actual y futura. Hecho. Me costó, me paseé por los concesionarios virtuales y físicos de los llamados minicoches. Una semana y media después encontré lo que quería. Por cierto que no os engañen: "desde 7.XXX,89 euros" significa te vendo una caja con ruedas, y si quieres más cosas, como puertas, comodidad o seguridad, ya te iré subiendo el precio, ya.

Después, que si el seguro, que si la financiación, que si te falta este papel, que si con tu nómina indefinida y piso en propiedad, no es suficiente para pedir un poco más y arreglar mi casita un poco, y que es necesario que tu madre, no sólo te avale, si no que aparezca como titular, y además debes dejar en depósito un riñón... o dos...

Pero no me rindo, ya os contaré si esta semana consigo pasearme ya con mi cochecito, o tengo que decir un taco.

Bellísima

Bellísima

Hace un par de días vi una película que me hizo mucha gracia, y también, cosa bastante habitual en mí, reflexionar. Dado que yo soy, al menos, una Chica XL, que siempre ha salido con chicos talla M, con musculitos y eso, me puse a pensar cómo es posible que el ideal de belleza sea tan distinto para cada persona, cada país, cada cultura. No me quejo, que yo estoy encantada con que mi bomboncito me pregunte, medio preocupado, si no estoy comiendo bien, que me ve más delgada (!!!) cuando la báscula cada día me dice: "¡Eh, tú, bájate!. ¿Qué te he hecho yo?"

En cualquier pasarela se ven chicas altísimas con cuerpecitos imposibles, y a mí, a pesar de admirar los diseños de los modistos, me suelen dar bastante grima todos esos huesitos que traspasan la tela. Alguna amiga me dice "¿No estoy demasiado gorda?" y yo la miro, la vuelvo a mirar, y sólo veo belleza, la belleza de una curvas marcadas, una leve barriguita, y unas mejillas con carne en una cara de lo más saludable, y les digo: "¿No serás tonta, más bien? ¡Estás estupenda!" (Aquí hago un inciso, no es cierto que las mujeres no podamos admirar abierta y sinceramente una congénere)

La actriz protagonista, bajo nuestro punto de vista occidental, quizá esté demasiado rellenita, pero sí es cierto que sólo en estos países nuestros donde comemos fatal, y nos pasamos la vida intentando controlar las grasas y enfermamos por ingerir demasiada sal o demasiado azúcar, unos cuantos kilos de más están mal vistos. Afortunadamente no todos pensamos igual, y desde luego, me encanta que muchos hombres de culturas lejanas, que con el cayuquismo cada día están más cerca, se queden embobados ante una buena presencia.

Por cierto, que le conté a mi madre estas impresiones sobre la película, que le dije que me encantó, y me dijo que me dejara de tonterías, y que hiciera el favor de adelgazar, que si la salud, que si bla, bla, bla. Nada es perfecto.

Odisea

Odisea

Estaba yo el otro día hablando con mi madre (ya se sabe: la comida familiar del domingo, impepinable), cuando, no sé cómo, acabamos concluyendo (yo, que sé que es sensato, y ella que me induce al mal) que estaría bien que yo (muy afortunada, por cierto) cambiara mi hipoteca de hace 6 años y 155 euros al mes, por un contrato con el diablo en Burjassot, por un piso mejor, más grande, más reformado, más, mucho más cerca.

¡Quién diría que esta árdua (o ardúa, no lo tengo claro) tarea, está a punto de hundirme en lo más profundo de los infiernos!

Encontrar un piso con ascensor medio decente no baja de los 180.000 en este pueblo. Entonces echo mano a la calculadora: le debo al banco 5 milloncejos de ná, si lo vendo por 25 mejillones, me quedan 20 sucios (que no limpios). Entonces, si me endeudo en otros 30 más gastos, me veo pagando unos 600 euros mensuales, mínimo (aquí tengo que confesar que la mami de la niña, que es hija única :) pagará parte de la cuota mensual).

Y ya me lo imagino, si mi madre, con la que hablo dos veces todos los días, TODOS los días me hace el repaso de mis maldades (peso-gordura-aspecto general, tabaco, salud, cuandovasatenerunhijoymeharásabuela quetodasmishermanasyaloson), ¡qué será de mí, cuando vivamos a dos calles!

¡Socorro, necesito consejo! Bueno, y que me toque el Euromillón (sigo jugando a la Primitiva, pero, aunque me tocara, no podría comprarme más que un piso sin ascensor, a reformar por 30 milloncejos...

¿Cómo hacéis vosotros? ¿Me quedo como estoy? Seguro que el amor materno-filial no es tan importante. Y dicen las buenas lenguas que ésto se estancará. ¿Soluciones?

Días extraños

Días extraños

No por nada. Realmente, estoy bien. La familia, bien, gracias; y los amoríos, je, je, je, tampoco me puedo quejar. Mi bomboncito es una ricura. Pero esa sensación de no vivir nada especial, hace que no tenga, a nivel personal, gran cosa qué contar. Mis reflexiones están, en estos días, centradas en si o si no es un problema la diferencia de edad en el amor. Sé que soy repetitiva, pero, es algo que me ronda la cabeza. Tampoco mucho, eh.

Por otro lado está... el mundo. No el periódico, sino este planeta absurdo en el que vivo. Cada noticia que llega a mis orejas, es más escalofriante que la anterior. Y, no sé si será el otoño, que nunca me había pasado, pero todo golpea con fuerza mi sensibilidad.

Y en último lugar... el tiempo, ese que ya no tengo. Ha sido empezar a trabajar en horariodeinfienno y ya no tengo tiempo de ná. En fin... virgencita, ¡que me quede como estoy! 

Mi gato

Mi gato

En estos días se habla por ahí del maltrato animal. Algo que no entiendo, no comparto, censuro y condeno.

Yo tengo un gato que se llama Miu, aunque maldito el caso que me hace. A diario tiene la mejor comida y agua fresca, dispone de un cuarto para el solo, con sofá incluido, le compré un rascador, pero, no, a él le gusta afilarse las uñas en el sofá del comedor, subirse sobre la tele y el dvd (que hace equilibrios sobre esta), esconderse debajo de la mesa o de mi cama cuando me tengo que ir a trabajar y dormir junto a mí la siesta los fines de semana.

Eso sí, desde pequeñito dispone de un pulverizador de agua sólo para él, porque en un portal, ví que no hay que pegarles, sólo enseñarles. Y basta agitar el cacharro, y amenazarle con un buen chorro de agua en los morros, para que salga corriendo, y vuelva una y otra vez para continuar el juego. La verdad, él siempre gana.

Supongo que con cada animal habrá unas pautas, para tener una buena convivencia, una buena relación amo-mascota (o mascota-sierva).  Pero ellos no pidieron estar con nosotros, nosotros los elegimos, y lo menos que merecen es cariño, tiempo, higiene y alimentación.

Esto es un pequeño homenaje a mi gato y a todas las mascotas queridas, a todos los pobres animalitos que tienen malos dueños, a todos los dueños buenos, y a todos los (malditos) dueños malos.

Declaración Universal de mis DDHH

Declaración Universal de mis DDHH

Ahora que Ikea (¿cuándo, por fin, llegará a Valencia, eh? eh? eh?) ha lanzado una fabulosa campaña de publicidad en la que, más que nunca, puedes hacer lo que te dé la gana en tu casa, que para eso es tuya, reunida en asamblea conmigo misma, estoy elaborando un borrador de mis derechos (y obligaciones) humanos... que algunos de no sé qué organismo ya los redactaron e ilustraron, pero no se yo....

Artículo 1. Tengo derecho a vivir y la obligación de dejar vivir a los demás. Esto incluyen el derecho a elegir dormir en diagonal en mi camita de 1.35*1.90 o repantingada en mi sofá; a compartir este último con mi gato; y la primera, a veces y si quiero, con mi bomboncito.

Artículo 2. Tengo derecho a dejar los platos de la cena en el fregadero hasta la mañana siguiente. Y no utilizar la escoba más de 1 vez a la semana. Este derecho es opcional y compatible con mi nueva inquietud de hacer la camita anterior todas las mañanas (¿qué me estará pasando?)

Artículo 3. Tengo derecho a disfrutar de un ocio de calidad. Mientras tanto me conformo con la tele por cable y el internet de banda ancha. Esto incluye el derecho a que no me roben todos los meses del buzón la revista de programación, y, por supuesto, la obligación de abonar cada mes la cuota de la tarjeta de crédito con la que he pagado mi nuevo ordenador.

Artículo 4. Tengo derecho a viajar, que no quiera decir que tenga que ejercer ese derecho (¡con lo bien que se está en casita!). Esto, por el momento, se concreta en viajar todos los días laborables de mi casa al trabajo (¡qué triste!)

Artículo 6.  Tengo derecho (y transcribo literalmente) a casarme y formar una familia... ¿algún voluntario Beso?

Artículo 7. Tengo derecho a verter en este blog las palabras que decida en cada momento, lo que no obliga a nadie a leerlas, pero sí da derecho a que sean comentadas. Esas palabras podrán versar sobre el amor, ciencia-ficción (lo que algunos llaman religión), política o el último perfume que me he comprado

Artículo 8. Tengo el derecho a cotorrear con mis amistades, por teléfono o presencialmente, en cuanto tenga un minuto libre.

Artículo 9. Tengo derecho al trabajo, y más concretamente, a su alter ego, las vacaciones. Eso genera la obligación de disfrutarlas intensamente y obtener, además una (otra vez literalmente) remuneración equitativa y satisfactoria (¡ja!)

Seguiré meditando.... porque esto más bien parece la carta para Papa Noël, y aún falta para navidad...

Que viene el coco!!!

Que viene el coco!!!

Con lo bonito que me estaba yendo el día....

Resulta que llego al trabajo, y me dispongo a leer el periódico, y en portada veo una noticia de la que me hieren la vista las palabras "el mayor contingente de irregulares", que resulta que se compone de... (redoble teatral).... 65 inmigrantes. Vale que la cosa está que arde, porque son negritos y África siempre ha dado penita, porque muchos mueren en el camino, porque es un arma arrojadiza que en Canarias los centros  de acogida estén saturados, con la consiguiente tensión política que ello genera, pero, como leo en Madrid Press o en la vanguardia (información extraída del Instituto Nacional de Estadística), el porcentaje de inmigrantes que viene en cayucos (¿qué pasaría con las antiguas pateras?) no creo que represente ni un 0,1% de los inmigrantes (regulares o no, que no ilegales) que llegan cada año a nuestro país. Entonces, ¿qué está pasando? ¿Por qué ese continuo goteo de imágenes y esas "alarmantes" cifras? ¿Por qué en muchos sitios de internet leo palabras como "avalancha" o "invasión"?.

No entiendo nada.

En las nubes

En las nubes

Por fin llueve. Y el cielo me regala estas instantáneas.

En las nubes encuentro la felicidad, como si fuera un campo de esta tierra seca, cuarteada, olvidada, que, por fin, recibe la vida.

Adoro la lluvia, adoro la brisa fresca de esta mañana, y estoy contenta.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Me duele la cabeza

Me duele la cabeza

¿Será por el calor? ¿Será por no haber dormido nada, luchando contra las pesadillas? ¿Será por haber cenado muy sano - merlucita plancha- con una bebida no tan sana -vinito de garrafa? ¿Será por verme obligada a cogerle el móvil a todo aquel que me llama? ¿Será por tener que consolar a quien lo necesita, cuando yo necesito que me escuchen las mismas cosas, los mismos rollos una y otra vez? ¿Será porque me quedán 100 euros para acabar el mes (risa histérica aquí) y tendré que volver a tirar de la tarjeta de crédito? ¿Será porque el mundo es una porquería? ¿Será porque mi pecé está agonizando y sí o sí tengo que comprarme otro? ¿Será porque el puñetero patio de manzana cierra las vistas que tenía cuando me compré mi piso y casi nunca puedo ver ya la luna llena? ¿Será porque hace casi dos meses desde que me despreciaste y, en lo poco que dormí, soñé contigo? ¿Será porque voy a gozar con él, y él seguirá creyendo que me ama?

Demasiadas preguntas, demasiado calor. Y no llueve.

Felicidades... Mnkantavivir!!!

Felicidades... Mnkantavivir!!!

Hoy estamos de fiesta, y es que nuestra super bloguera Mnkantavivir... ¡está de cumpleaños!

Lleva toda la semana dando guerra, con lista de regalos, cuenta atrás, y las palabras más bonitas para todos, así que aquí va mi felicitación.

Y pasaros por su blog, y felicitarla y disfrutad de su espacio, lleno de simpatía, sentimiento y belleza

¡Que disfrutes de un día maravilloso!

El patio de manzana

El patio de manzana

Desde el ventanal del comedor puedo ver el patio interior de la manzana donde se encuentra mi edificio.

Hay nuevos vecinos en el primer piso de una finca de, aproximadamente, 75 años, fea y sucia.

Pasan las tardes en la terraza, jugando a no sé qué juego extraño en un tablero de madera, con fichas rojas y negras, del que no conozco el nombre.

Son inmigrantes, hablando a gritos en una lengua que no conozco (apenas conozco muchas lenguas). Y se les ve relajados, tranquilos, con tiempo, una abuela con una permanente morena, un abuelo con grises bigotes, y alguna que otra chiquilla siempre solicita, dispuesta a escuchar una historia, a traer una bebida, a jugar, a tender la ropa.

No llevan mucho tiempo en la vivienda, pero están a gusto, han acomodado sus cosas en la terraza, y también algunos de los cachivaches que dejaron los anteriores inquilinos.

Me dan envidia. Yo he tenido que volver al trabajo el lunes. Me levanto a las 6 y cuarto de la mañana (madrugada, es de noche) para conseguir coger el autobús antes de las 8. Estoy en la oficina haciendo como que trabajo intensamente hasta las 3 (viva el horario de verano), voy al supermercado, y me traigo a casa las mil cosas que no debería comer para el régimen que necesito, y que no consigo empezar.

Me como la mitad del jamón serrano y la mital del queso en un sandwich pasado por el microondas, me siento en el comedor, frente al ventanal , a ver la telenovela, y entonces el juego y las risas de mis nuevos convecinos llegan a lo más profundo de mis orejas.

Todo esto para decir: "Cómo me fastidia no poder salir al balcón en pareo, sin que los malditos vecinos miren hacia arriba, cada vez que ondea mi cortina".

El secreto de la eterna juventud

El secreto de la eterna juventud

Pues ahora mismo ando de descubrimientos. ¿El último? El de la eterna juventud, o al menos, cómo prolongar un poco esta mi segunda juventud. Supongo que os acordáis de mi bomboncito: aún por criar, hermoso, entusiasta, resistente y siempre con una sonrisa enorme en la cara... Pues ahí vamos, dejándome mimar y dejando que multipliquen, aunque no lo necesitara hasta estas cotas, la autoestima.

Y es que llega "una edad" en la que, si en tu horizonte no hay una familia propia, léase marido e hijos, parece que estás dejando transcurrir tu vida, parece que la malgastas. Así que me hallo en un intermedio extraño. Quizá no me dure, que 9 años y pico de diferencia son muchos, pero lo estoy disfrutando alegremente. Es divertido guiar, modelar, manejar, y como agradecimiento un "mis ojos tienen nostalgia de ti", y el nudo en el estómago se extiende hasta las puntas de los dedos.

Sentirse hermosa, deseada, necesitada, descubre la lozanía del brillo de los ojos, renueva la tersura de la piel y hace que sonrías más a menudo. Y te sientes mejor por fuera y por dentro. No sé muy bien que hago, dejo la reflexión para otras cosas, y me dedico a vivir el momento.

¿Os ha pasado? ¿Aún continúa? ¿Por qué acabo? ¿Acabó bien o mal?

Ooooommmmm

Ooooommmmm

Estoy aprovechando (en sentido figurado, claro) mis vacaciones. Me acuesto tarde, muy tarde, viendo la tele. Me levanto casi a mediodía. Intento tomarme el café en el ordenador (aquí la intención es por este maldito ordenador que a duras penas se enciende). Me vuelvo a la  tele. Como cualquier cosa, friego los platos, hago la cama (ahora no tengo excusa), me siento en el comedor, y sigo viendo la tele.

Supongo que pueden parecer unas vacaciones de lo más aburrido. Pero teniendo en cuenta que:

1. No me gusta viajar. 2. No me gusta el calor. 3. No me gusta la gente

lo mejor que puedo hacer es lo que hago. ¿Ver la tele? No sólo eso. Estoy reflexionando.

Reflexiono sobre la gente que me ha tocado en suerte y en desgracia, falsas amistades, falsa familia, falsos compañeros y compañeras, falsos amores, falsos admiradores.

Reflexiono sobre mi cuerpo, mi salud, física y mental, sobre mis vicios, sobre mis aficiones, sobre quién soy, qué hago aquí, por qué nada resulta como deseo.

Y después de mucho reflexionar, al final, me doy cuenta que, lo mejor que puedo hacer, es seguir viendo la tele, llenándome de las vidas y acciones de otros, porque, por aquí, todo está "cerrado por vacaciones", hasta mi pobre y castigado corazón, que dentro de poco, dejará de sentir (y de sufrir). Espero, eh, supongo.

Soy mema

No, no me he vuelto loca, jajajaj. Es que me han invitado a un meme (no sé si se diría así), el primero. Y me encanta que me pregunten mi opinión, me hagan encuestas, y ser protagonista. Así que,... allá voy.

-¿Cuanto tiempo llevas blogueando? Ocho mesecillos, vamos, que soy una principiante. Y, conociéndome, a ver cuánto más me dura. Yo soy de empezarlo todo, y no acabar casi nada.

-¿Cómo te enterastes de la existencia de los blogs y te animaste a participar? Como me gusta la polémica, y conocer al enemigo, me metía yo por los foros del ABC, y después por los del 20minutos. Allí ví que mucha gente firmaba con algo que no era sólo un nombre, ni un correo electrónico, sino su propio blog. Y empecé a curiosear, y luego, por una vena exhibicionista, me apeteció contar mis cosas, y alguna de los demás. Cotilla que es una.

-Dime cinco blogs que sigas a diario o con mucha frecuencia. Más que cinco, serían cincuenta. Y así de loca voy, que, cuando no puedo entrar en dos o tres días, me encuentro con más de 30 post para leer. Por cierto, gracias Sergio por darme a conocer (y explicarme el funcionamiento de) Bloglines. Así jamás me pierdo nada de mis "imperdibles"

-¿Eres lector anónimo de algún blog?
Sí, de aquellos blogs eroticofestivos que me he ido encontrando, y en los que me da una vergüenza horrorosa escribir, y a los que, tristemente, tengo poco que aportar. Y luego también de algún otro en el que, inexplicablemente, el autor no permite comentarios.

-Algunos autores que te despierten especial simpatía...
Todos aquellos que están en mis enlaces, a los que leo, y que me responden a mí y al resto de visitantes.

-¿Qué blogs consideras de mayor calidad? No sé si se trata de calidad, pero sí los hay que especialmente me cautivan. Por la redacción, por la intimidad que comparten, por la intensidad que transmiten en sus escritos. Y ya no es tanto el blog, sino algunos posts en concreto que me dejan el alma temblando.

-¿Con que cinco blogueros te irías de borrachera? La cosa es que nunca me emborracho fuera de casa. Así que les invitaría a montarla de puertas para adentro. Y otra vez me repito, con todos y cada uno de los que leo y me leen. Sería divertidísimo.

-¿Con qué tres blogueros pasarías una noche de locura sexual? Esto es inconfesable, que luego me leen y todo se sabe, jajajja.

-¿Te has enamorado alguna vez de un bloguero? Cada día, de los sentimientos, de las palabras, de las fotografías...

-¿Has conocido a alguno más allá del teclado? No, y mira que, por una parte, me gustaría. Pocas veces coincide que los blogueros seamos de cerquita. Por otra parte, en el blog una sólo vuelca una parte de lo que es, así que quizá no fuéramos tan afines cara a cara, y sería una pena.

-¿Estas satisfecho con tu blog? Claro, va reflejando lo que quiero en cada momento, y es bastante fiel a mi persona. De todas maneras, cuando deje de estarlo, pues iré cambiando cosas. Respecto al diseño, pese a que es sencillo, he disfrutado mucho curioseando en otros blogs, para coger ideas, y creo que me ha quedado muy mono. Y los contenidos.... son estupendos ;-)

-Elije a entre tres y cinco blogueros para que contesten a estas preguntas en sus blogs. Me gustaría que lo hiciera Aynara, porque sus fotografías me encantan, y a lo mejor se anima a contar algo de sí misma. También Sergio, que sólo ofrece pinceladas de lo que es, y ya advierte que su blog "no es un diario personal". Cuanto más misterioso se pone, más curiosidad me entra. Pero seguro que se niega. Ah, Niño Melón, ¿quieres contar algo de ti? Pero, sin dejar la historia a mitad, ¿vale? Y por supuesto, todo aquel que llegue hasta aquí y quiera compartir con la blogosfera sus intimidades, que se anime.

Amiga

Amiga

Amiga, mi gran amiga.

Amiga triste, contigo estoy.

Estás mal, la vida es dura,

pero siempre conmigo

puedes contar.

Puedo criticarte,

darte duro en el orgullo,

en la autoestima, en tu fe,

pero en el fondo, tú lo sabes,

siempre contigo estaré.

 

Malas rimas para un amor grande,

GRANDE, porque tú eres especial,

y yo... te quiero.

Estoy contigo a muerte.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Libre

Libre

Libre. Excarcelada. Infeliz.

Por fin salí de mi carcel, de MiCruzParticular. Y, aunque sé que es lo mejor para mí, seguir adelante, digo, no es lo que yo quería. Adoro ser prisionera de sus ojos.

Ayer le llamé, después de dos semanas sin saber nada de él, impaciente que es una, para saber si estaba bien, que dos semanas es mucho tiempo. Le pregunté si había algo que quisiera decirme, que era el momento, que no le diera mal rollo explicarme si sucedía algo. Y me dijo que estaba bien, que no había nada que quisiera decirme y que lo que le daba mal rollo era responder a todas esas preguntas.

Le pregunté qué había pasado en este tiempo, y me contestó que había seguido en Zaragoza, que volvió el sábado por la tarde y que tuvo que trabajar el mismo domingo. Y me dijo: "Te dice que no te quedaras en casa". Le dije que no me había quedado en casa, pero con quien yo quería estar era con él.

Entonces lo entendí. Catorce años de amor, desde nuestro primer beso, y catorce mil peleas son más que suficientes para él. Ya no quiere más, ya no me quiere en su vida, ese amor que yo intentaba redescubrir, se transformó en otra cosa. Ese oleaje intenso, esa cascada de sentimientos, se convirtió en el hilillo de agua de un caño del pozo de un pueblo. Sí, agua es, fresca, limpia, pero ¡tan escasa!

Y me dije a mí misma que ya estaba bien. Que me merezco muchísimo más. Que me merezco ser el centro en la vida de alguien. Que me merezco ser el primer pensamiento cada mañana de ese alguien enamorado, loco, ilusionado.

Es hora de seguir cada uno en nuestra barca, libres los dos, tú al Sur, yo hacia el Norte, que nunca me gustó el calor. Y esta vez, ya nunca nos cruzaremos de nuevo. Sé feliz, porque libre ya lo eres. Seré feliz, y aprenderé a ser libre. 

Adiós, Quique, mi amor.

Mi cruz y mi deseo

Mi cruz y mi deseo

El hombre de mi vida,

mi costilla,

mi novio,

mi churri,

mi amante,

mi sueño,

mi verdadero amor...

Al final todo se reduce a un nombre.... MiCruzParticular, que es el castigo que dios me ha enviado por querer dorminarlos a todos.

¿Os gusta mi nuevo anillo? Si hay por ahí alguna bruja mala que me diga como activarlo, estaré muy agradecida.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres